El Tabaquismo

El Tabaquismo, dependencia física, psicológica y de comportamiento.

El Tabaquismo

Los diferentes tipos de adicción

El Tabaquismo, mientras que la dependencia física se debe a la acción de la nicotina en el cerebro, la dependencia psicológica y la dependencia conductual están asociadas a otros factores: el estado de ánimo, la situación actual, el estado psicológico, la adquisición del gesto, la normalización psicosocial, etc.

Una clasificación por tipo de adicción ya no es pertinente.

Hoy en día, muchos investigadores piensan que, a pesar de su complejidad, no debemos intentar subdividir la adicción, porque no hay reglas científicas claras para hacerlo.

Sin embargo, para comprender mejor la adicción, la dividiremos en 3 partes (física – psicológica – conductual). Pero hay que tener en cuenta que es una entidad única.

El Tabaquismo, características de la adicción a la nicotina

  • Mejora del estado de ánimo
  • Sensación de ser más eficiente
  • …¡pero sobre todo evitar el síndrome de abstinencia!

El Tabaquismo, síntomas de abstinencia de la nicotina

  • Irritabilidad, depresión, agitación, ansiedad
  • Problemas de socialización
  • Dificultad de concentración
  • Aumento del hambre
  • Insomnio
  • Ganas repentinas e irreprimibles de fumar

Un aumento constante del número de receptores de nicotina… la dependencia física.

La dependencia física o farmacológica se debe probablemente al aumento del número de receptores de nicotina en la superficie de las células nerviosas en los fumadores habituales. Estos receptores se denominan nicotínicos porque la nicotina se une fuertemente a ellos.

Pero en condiciones naturales, no hay nicotina en el cuerpo humano: estos receptores están diseñados para recibir un neurotransmisor llamado acetilcolina.

La acetilcolina desempeña un papel importante tanto en el sistema nervioso central, donde interviene en la memoria y el aprendizaje, como en el sistema nervioso periférico, incluida la actividad muscular y las funciones vegetativas.

Cuando se consume nicotina, la función de ciertos receptores cambia. Ahora se llaman receptores de nicotina. La nicotina se une a estos receptores y actúa sobre el sistema de recompensa liberando varios neurotransmisores, entre ellos la dopamina. El número de receptores de nicotina aumentará gradualmente y este mecanismo inducirá la adicción.

La ingesta de nicotina se convierte gradualmente en un requisito para la liberación de dopamina. La dopamina proporciona una sensación de placer y satisfacción. Cuando esta sustancia química no se libera lo suficiente, se produce fatiga, falta de energía, poca concentración y otros síntomas de abstinencia.

Es probable que la nicotina tenga efectos en todos los niveles conscientes e inconscientes del ser humano. En los adictos, los estudios demuestran que el número de receptores de nicotina disminuye lentamente tras dejar de fumar. Sólo se alcanza un nivel normal después de 6 a 12 meses de haber dejado de fumar.

Los síntomas de abstinencia física, del El Tabaquismo, que pueden durar hasta 2 meses…

Los efectos agudos de la dependencia física de la nicotina (síntomas de abstinencia) desaparecen después de 1 a 2 meses, dependiendo del grado de dependencia.

Por eso es importante seguir los tratamientos (consultas médicas, sustitución de nicotina, bupropión, vareniclina) durante al menos 2 meses.

¿Y la adicción psicológica del Tabaquismo?

La dependencia psicológica o psíquica dura más tiempo que la física y es más difícil de captar. Poco a poco, su presencia se asocia a pensamientos y emociones en la vida privada, social y profesional.

Las personas que sufren este tipo de adicción necesitan esta muleta para pensar, para relajarse o simplemente para sentirse bien. Algunos fumadores incluso piensan que no son capaces de vivir sin el tabaco, y que el producto es una parte integral de su vida adulta.

Se necesitan de 6 a 12 meses, o incluso más, para deshacerse de la dependencia psicológica. Y necesitas ayuda para hacerlo.

Los cigarrillos asociados a cada una de sus acciones diarias…

La dependencia conductual o ambiental está vinculada a la dependencia psicológica (y a la dependencia física), pero se refiere específicamente a las cosas que se hacen a diario.

Cada comportamiento, cada acción se asocia progresivamente no sólo a la ingesta de la sustancia, sino también al gesto, al movimiento, al automatismo.

Esto no es nada trivial, ya que los fumadores habituales se llevan la mano a la boca varios cientos de veces al día.

Para contrarrestar la dependencia conductual, se aconseja a algunas personas que busquen estrategias en las semanas siguientes al abandono del tabaco (masticar chicle o caramelos, mantener las manos ocupadas o pasear con un objeto en el bolsillo para sustituir el paquete de cigarrillos).

El Tabaquismo.- El concepto de oralidad…

El concepto de oralidad afirma que la relación con los cigarrillos es similar a las primeras sensaciones de placer y satisfacción que proporciona el pecho materno.

El cigarrillo, siempre disponible, se pone en la boca para calmar todas las ansiedades. Los fumadores con problemas orales son más propensos que otros a compensar su abstinencia aumentando la ingesta de alimentos o alcohol.

En general, es importante entender que la adicción al cigarrillo es una combinación de todos estos factores. Que una persona sea psicológicamente sensible no significa que no reaccione físicamente al golpe de nicotina de cada cigarrillo.

Lo que dice la investigación sobre el Tabaquismo

Investigaciones recientes sugieren que la nicotina puede actuar a nivel del cerebro para vincular los diferentes tipos de adicción.

Por ejemplo, puede hacer que los fumadores sean más conscientes de las señales relacionadas con el tabaco en su entorno (olores, señales visuales, atmósfera). Y reforzaría el vínculo inconsciente entre estas señales y el acto de fumar. Dado que la nicotina suele estimular el flujo de impulsos nerviosos en el cerebro, esta explicación es bastante plausible.

Diferencias entre hombres y mujeres en el Tabaquismo

La adicción de las mujeres a los cigarrillos tiene probablemente un componente psicológico más fuerte que la adicción de los hombres, que se centra más en el efecto de las inyecciones de nicotina.

Según algunas investigaciones, las mujeres son más sensibles a los aspectos olfativos y gustativos de los cigarrillos: si les quitas el olor o el sabor de su marca favorita, pierden mucha más satisfacción que los hombres.

Las investigaciones científicas sugieren que los hombres suelen fumar por el refuerzo de la nicotina, mientras que las mujeres fuman por factores no relacionados con la nicotina. Las mujeres tienen más dificultades para dejar de fumar y responden menos a las terapias de sustitución de la nicotina que los hombres.

Existe una diferencia de género en el sistema de receptores nicotínicos de acetilcolina y en el sistema de dopamina en respuesta a la administración de nicotina y al tabaquismo.

Vídeo sobre El Tabaquismo

Vídeo sobre El Tabaquismo, del canal:

A Cierta Ciencia