Infancia adictiva. La prevenci贸n sobre adicciones en familia

No es f谩cil hablar de adicciones cuando hablamos de ni帽os, cuando hablamos de nuestros hijos. Es de suponer que la mayor铆a de estos ni帽os no tienen a煤n este problema, pero creo que al menos s铆 puede hablarse de una educaci贸n preventiva.


驴Por d贸nde podemos empezar?


Comenzaremos por definir lo que significa la palabra adicci贸nque todos identificamos con la sustancia prohibida, de la ingesta de sustancias como el alcohol, el tabaco, y adem谩s con la marginalidad de las que est谩n prohibidas, como la marihuana, la coca铆na, el 茅xtasis. Sin embargo si nos atenemos a la definici贸n de adicci贸n, ser铆a el h谩bito de quien se deja dominar por el uso de alguna droga pero tambi茅n hablamos de los componentes fundamentales de los trastornos adictivos que ser铆an la p茅rdida de control, la dependencia y la afectaci贸n negativa de la voluntad de las personas que se dejan dominar por sus impulsos, y estos criterios s铆 los cumplen otra serie de actividades que pueden llegar a 鈥渆nganchar 鈥 de forma peligrosa a quienes comienzan a abusar de ellas.


Son actividades que han llegado con el progreso, la mayor铆a de ellas nos facilitan la vida, nos dan informaci贸n y formaci贸n, y son totalmente inocuas siempre que se sepan utilizar. Son b谩sicas, yo dir铆a que imprescindibles en nuestras vidas y adem谩s nuestros hijos ya han nacido y crecido con ellas.


No se pretende con esta informaci贸n demonizar estas actividades que de por s铆, no son peligrosas, pero s铆 alertar a los padres y sobretodo darles pautas y criterios para llegar a modificar conductas infantiles que pueden derivar en verdaderos problemas.


Hemos hablado mucho en estas l铆neas de las consecuencias sociales de la adicci贸n y de la afectaci贸n a nivel familiar. Podr铆amos pensar que las familias con ni帽os peque帽os no se percatan de los problemas de adicci贸n en la familia, sin embargo, aunque no sean adultos capaces de entender qu茅 est谩 ocurriendo, los ni帽os y ni帽as que viven en hogares con adicci贸n s铆 viven e interpretan otro tipo de se帽ales. La ausencia del progenitor es probablemente una de las evidencias m谩s grandes.


El no estar presente en momentos clave de la vida del hijo o la hija o en el d铆a a d铆a y el crecimiento, no dar el apoyo o el cari帽o necesarios, etc. Pero es que, adem谩s, los ni帽os y ni帽as se ven sumergidos en situaciones nada agradables de vivir, como discusiones, episodios en los que el progenitor se presenta consumido, los cambios de humor, los gritos y a inseguridad de vivir en una casa en la que continuamente se espera con incertidumbre c贸mo va aparecer hoy esta persona cuando regrese.


He comentado muchas veces que se piensa poco en ellos, en los m谩s peque帽os, que sufren desde la inocencia y la incomprensi贸n episodios muy duros para su momento de desarrollo; y, sin embargo, se trabaja poco o nada con ellos y ellas. Hay pocos materiales con los que poder abordar esta problem谩tica y que les ayude a comprender mejor lo que sucede a su alrededor.


Por eso, cuando descubr铆 que el archiconocido Barrio S茅samo se hab铆a volcado en normalizar la adicci贸n y explicarles a los ni帽os y ni帽as qu茅 es esta enfermedad, me alegr茅. EEUU est谩 sufriendo una de las epidemias m谩s graves de la historia del pa铆s.


Una epidemia de opioides sin precedentes que mantiene con problemas de adicci贸n a miles y miles de personas, y que, por extensi贸n, afectan a miles de familias con hijos e hijas peque帽os. La apuesta de Barrio S茅samo me parece imprescindible desde la perspectiva educacional y el apoyo a la infancia. La infancia sufre los problemas de los adultos pero sin que nadie les explique los 鈥榗omos y los porqu茅鈥.